¿Por qué nos enojamos?

¿Por qué nos enojamos?

Alguna vez te has preguntado por qué nos enojamos. Generalmente ocurre cuando algo nos frustra, ya sea desde algo tan pequeño como el tráfico hasta una amenaza a nuestra integridad...
¿Por qué nos enojamos?

Bloque que muestra la firma del editor.

Laura Martínez | Colaborador

El estilo de vida saludable

Alguna vez te has preguntado por qué nos enojamos. Generalmente ocurre cuando algo nos frustra, ya sea desde algo tan pequeño como el tráfico hasta una amenaza a nuestra integridad física o nuestro honor.

 

Los motivos de por qué nos enojamos son variadísimos y los grados de intensidad también, pero todos tienen un elemento común: debajo de cada enojo hay una frustración, señala el psicoterapeuta argentino Norberto Levy.

 

Para el autor del libro “La Sabiduría de las Emociones”, la función esencial del enojo es dar más energía para enfrentar el obstáculo que produce la frustración.

 

No obstante, Norberto Levy aclara que es importante distinguir los dos tipos de enojo que existen: el que destruye y el que resuelve. “La idea que tenemos del enojo como algo malo es a partir de que éste destruye, que es, lamentablemente, la manera que se expresa con más frecuencia.

 

Sin embargo, ésta no es la única forma del enojo, también existe el que resuelve, que se apoya en dos pilares: “expresar lo que siento ante lo que sucedió y demandar la respuesta que me "des-enojaría", acota.

 

 

¡Exprésate y libérate!

Es necesario expresar la frustración y el enojo que produce una situación porque sirve como un desahogo para la persona. La esencia del enojo utilizado para resolver es autoafirmarse con claridad, fuerza y respeto. Y para eso no es necesario descalificar ni agraviar ni insultar.

 

Según el psicólogo argentino cuando uno aprende a enojarse respetuosamente y lo hace, se da cuenta con más claridad cómo es el enojo del otro: si es resolutivo o destructivo.

 

Entonces, se puede distinguir qué parte de verdad puede haber en ese enojo, qué reparación requiere y cuánto hay de enjuiciamiento, agravio o maltrato, que es parte de la inmadurez y la ignorancia de quien se enoja así. Así que no olvides la famosa frase: “el que se enoja, pierde”.

 

Síguenos en @Salud180Salud180 en Facebook y en YouTube
¿Quieres recibir más información de tu interés? Regístrate con nosotros.
 

Video recomendado

imxsify block

Lo que pasa en la red
¿Qué piensas?, Comparte tu opinión