Mitos de adopción por pareja gay

Mitos de adopción por pareja gay

Pareja gay
Por: J. Manuel Reyes Última actualización: 24-02-2012

Bloque que muestra la firma del editor.

J. Manuel Reyes | Editor

Es un hecho que existen nuevos tipos de familia en la sociedad en la que vivimos. Desde hace mucho tiempo, en nuestro país, millones de mujeres encabezan lo que se ha dado en llamar “familias uniparentales”. En el Distrito Federal, una de cada tres mujeres es cabeza de hogar y vive en situación vulnerable.

 

Para los mexicanos, ya no es extraño encontrar familias formadas por personas del mismo sexo y, mucho menos, saber que han adoptado niños y niñas para formar una nueva familia.

 

Alrededor de este fenómeno social existen muchos mitos, y en Salud180 te damos a conocer algunos:

 

1. Mito: Un niño necesita padre y madre, porque necesita los referentes masculinos y femeninos. Un menor no tiene como referentes exclusivos a su padres, sino que recibe referentes desde otros familiares, profesores o la televisión, por ejemplo. Niños provenientes de familias uniparentales se pueden desarrollar perfectamente.

 

2. Mito: Los niños criados por homosexuales, también serán homosexuales. Estudios recientes han demostrado que la identidad sexual está enraizada en la biología de cada ser humano antes del nacimiento, surge de una variación en los cromosomas y está vinculada a los genes. Esto desecha la creencia de que la homosexualidad es una opción. Además, existen estudios muestran que la mayoría de niños que viven en familias homoparentales son posteriormente heterosexuales.

 

 

3. Mito: La homosexualidad es producto de una mala crianza o por familias disfuncionales. Personas gays y lesbianas, igual las heterosexuales, crecen en todo tipo de familias. Ninguna investigación ha logrado establecer un vínculo entre la homosexualidad y los conflictos familiares.

 

4. Mito: Aunque sea aceptable que los homosexuales adopten, la realidad de nuestra sociedad es que los niños sufrirán porque no serán aceptados. Aún existen reductos racistas y homofóbicos. Ningún niño debe ni puede ser rechazado por motivos de nacimiento, género, o religión. La intolerancia no debe tener cabida en nuestra comunidad.

 

Síguenos en @Salud180 y Salud180 en Facebook

 

¿Quieres recibir más información de tu interés? Regístrate con nosotros. 

¿Qué piensas?, Comparte tu opinión