Lesiones más comunes en corredores

Lesiones más comunes en corredores

Lesion_corredor.jpg
Por: Traducción: Norma Inés Rivera Última actualización: 24-03-2011

Bloque que muestra la firma del editor.

invent_samuel | Editor

A pesar de que correr es quizá la forma más simple de hacer ejercicio, es altamente susceptible a lesiones. Éstas no son raras entre los corredores novatos o experimentados. Y si usted ha estado corriendo durante un tiempo, lo más probable es que tenga alguna experiencia en lesiones comunes:

 

Rodilla de corredor

 

También se lo conoce como el síndrome de la cintilla iliotibial (SCIT), la rodilla de corredor se caracteriza por la rotura de la banda iliotibial (BIT), el tejido conjuntivo fuera del muslo y la causa de fricción entre la BIT y el hueso del muslo. La rodilla del corredor es resultado de la pronación, sobreentrenamiento, BIT apretada ya sea naturalmente o debido a la falta de estiramiento, calzado inadecuado, músculos débiles de la cadera y correr en terrenos demasiado empinados.

 

 

Las personas con la rodilla de corredor sufren dolor e inflamación fuera de la rodilla. El dolor es más pronunciado cuando se corre cuesta abajo o en superficies peraltadas, cuando se estiran las rodillas e incluso simplemente caminando. Al iniciar el dolor, la ejecución debe detenerse inmediatamente. La ingesta de medicamentos anti-inflamatorios no esteroides (AINE), la terapia de frío y masaje pueden aliviar el dolor. En casos severos, especialmente cuando la lesión no responde a ningún tratamiento o rehabilitación, se recomienda la inyección de corticosteroides en el lugar de la lesión.

 

Calambres en la pierna

 

Los calambres en la pierna es un término ampliamente utilizado para referirse al dolor en la parte delantera de la pierna. La molestia es causada comúnmente por la pronación, carreras intensas, calzado inadecuado, correr sobre superficies duras y pobre flexibilidad de los tobillos.

 

Los corredores al empezar a ejercitarse pueden sufrir calambres dolorosos en las espinillas, en la parte media de la tibia, que normalmente se extiende a la rodilla. El dolor cede al correr, pero vuelve después con una intensidad más punzante. También se puede presentar enrojecimiento e hinchazón en la pantorrilla.

 

 

El tratamiento se centra en disminuir el dolor, especialmente durante la etapa inicial cuando es intolerable. Se recomienda el descanso, masaje y la terapia de frío. El consumo de AINE es también recomendable.

 

La tendinitis

 

Debido a que ya no se considera una condición inflamatoria, la tendinitis es a menudo llamada tendinitis de Aquiles. Es una condición en la que el tendón de Aquiles (una banda de tejido que conecta los músculos gemelos al hueso del talón), se inflama y puede eventualmente causar degeneración del tejido. Es generalmente causada por exceso de trabajo en el tendón, ya sea sometiéndolo a una presión excesiva o por forzarlo a trabajar en condiciones anormales. Los factores incluyen músculos de la pantorrilla débiles o tensos, correr cuesta arriba, pronación, calzado inadecuado, cambios abruptos en la distancia y velocidad y debilidad de las articulaciones del tobillo.

 

 

La tendinitis de Aquiles se clasifica en dos: aguda y crónica. El dolor asociado con una tendinitis aguda dura sólo al comienzo de la carrera y puede aliviarse durante y después del ejercicio. No dura más de una semana. La crónica, por el contrario, puede durar semanas o meses. El dolor es constante durante toda la carrera y al subir o bajar escaleras. La sensibilidad y enrojecimiento pueden ser evidentes en el lugar de la lesión. Los tumores también pueden desarrollarla.

 

Al igual que otras lesiones por correr, la tendinitis de Aquiles puede ser tratada con AINE. Los masajes, almohadilla del talón, tratamiento con ultrasonido y la rehabilitación son también eficaces para corregir este mal. En el caso de lesiones graves, se aconseja realizar cirugía para eliminar el tejido cicatrizal.

 

¿Qué piensas?, Comparte tu opinión