Higiene en el hogar evita enfermedades

Higiene en el hogar evita enfermedades

Higiene en el hogar evita enfermedades
Por: invent_pilar Última actualización: 11-05-2010

Bloque que muestra la firma del editor.

invent_pilar | Editora

Polen, moho, ácaros, cucarachas, polvo etc... pueden desencadenar graves problemas para la salud familiar. El cuidado del hogar es la pieza clave para frenar posibles alergias y desencadenar afecciones mayores.

 

En el caso especifico de quienes padece asma o enfermedades relacionadas, la falta de limpieza en el hogar, pueden empeorar su condición. El paciente asmático posee una tendencia a la irritación de vías respiratorias por agentes químicos o biológicos que regularmente no son dañinos para la mayoría de las personas.

 

En el documento “Contaminación dentro y fuera de la casa” firmado por la Dra. Manuela Rita Arciniega Olivera, del Colegio Mexicano de Pediatras Especialistas en Inmunología Clínica y Alergia, Comité de Contaminación Ambiental, define las siguientes fuentes de riesgo:

 

Material particulado

 

Es una mezcla de microcomponentes sólidos (como pólenes, mohos, cenizas). Si bien existen habitualmente en el aire, constituyen un verdadero problema cuando su concentración aumenta o cuando un tipo de ellas predomina notoriamente.

 

Las estadísticas señalan que el riesgo de mortalidad es de 17% mayor en las zonas geográficas en las que se registra más alta concentración de partículas pequeñas en el aire inspirado, siendo las personas más afectadas aquellas que padecen asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o problemas cardíacos.

 

Polen

 

Está constituido por células producidas por las plantas en flor. Muchos árboles, pastos, malezas y gramíneas poseen pólenes pequeños, livianos y secos aptos para dispersarse con las corrientes de aire . Estos pólenes son los responsables de las alergias.

 

Polvo

 

El polvo de la casa es una combinación de fibras de tela, celulosa, partes de colchón, bolsas, papel, pelo y caspa de humanos y animales, esporas de hongos, tierra, restos de cadáveres de insectos, de alimentos y ácaros (organismos vivientes microscópicos). Los excrementos de estos ácaros del polvo son los factores desencadenantes más comunes de las enfermedades alérgicas como asma y rinitis alérgica.

 

Los ácaros se encuentran en toda la casa, pero prosperan especialmente en hogares con elevados niveles de humedad y en zonas de la casa (alfombras, colchones, almohadas, muebles de tapicería) donde hay caspa humana porque ése es su alimento.

 

Mascotas

 

Casi todas las mascotas pueden causar alergias, incluyendo perros y gatos. No existen razas “hipoalergénicas” de gatos o perros.

 

Los animales pequeños tales como aves, hámsters, ratas, ratones y perros de la pradera así como conejos o caballos también provocan alergia.

 

Al contrario de la creencia popular, la gente no es alérgica al pelo del animal, sino a una proteína que se encuentra en su saliva, la caspa u su orina y que es trasportada en forma de diminutas partículas en el aire, que al ser inhaladas o tener contacto con la superficie de los ojos, piel o las vías respiratorias induce los molestos síntomas de la alergia como son, comezón nasal, ocular o en piel, estornudos, lagrimeo, escurrimiento nasal, hinchazón de ojos, tos, dificultad respiratoria, etc.

 

Cucarachas

 

Estos insectos pueden causar problemas, la proteína que se originan de cucarachas muertas y de sus desechos constituyen un factor desencadenante muy importante de los síntomas de asma, especialmente en los niños que viven en vecindarios urbanos densamente poblados.

Moho

 

Es un tipo de hongo, el cuál produce esporas que flotan en el aire. El aire nunca está libre de esporas de hongos las cuales crecen y se reproducen fácilmente en zonas con mayor humedad; en la casa puedes encontrarlos en áreas húmedas como son los baños, sótanos o habitaciones que tengan filtraciones de agua o pobremente ventiladas.



Los mohos al ser inhalados pueden ocasionar simples cuadros de alergia hasta un ataque de asma o situaciones más complejas como el denominado síndrome del edificio enfermo.

 

Productos de limpieza



Debido a la variedad en el mercado muchos contienen químicos que pueden irritar las vías aéreas y ser desencadenantes de los síntomas de asma.

 

La mayoría de los limpiadores que necesitas para mantener tu hogar y que no afectan a la gente con enfermedades alérgicas contienen sal, bicarbonato de sodio y vinagre.

 

Las pinturas u otros productos volátiles deben mantenerse en envases sellados guardados en el garaje o cobertizo.

 

¿Qué piensas?, Comparte tu opinión