Apiterapia, el poder curativo de las abejas

Apiterapia, el poder curativo de las abejas

Comentarios
La apiterapia es una técnica que ayuda a tratar diversas enfermedades como la artritis
Por: Lau Martínez Última actualización: 01-07-2010

Bloque que muestra la firma del editor.

Lau Martínez | Colaboradora

En la búsqueda por encontrar la curación de ciertas enfermedades, hay una marcada tendencia a regresar a las terapias naturales y a la medicina alternativa.

 

Esto está ocurriendo con la apiterapia, una eficaz técnica terapéutica que utiliza la picadura de las abejas para tratar numerosas dolencias, desde la artritis reumatológica hasta el herpes zoster.

 

Aunque es un procedimiento curativo milenario, Hipócrates trataba su reumatismo con veneno de abejas y el Emperador Carlomagno lo usaba para sus ataques de gota, hay cierta resistencia entre algunos médicos en la aplicación de esta terapia, cuya clave está en la apitoxina.

 

Ésta, es una sustancia que segregan algunas abejas obreras melíferas, es decir las que producen miel para defenderse de sus depredadores y que posee propiedades antiinflamatorias y analgésicas. La miel además es eficaz para combatir enfermedades articulares.

 

Curan artritis con abejas

 

Una autoridad en la materia es Stefan Stangaciu, médico rumano que practica la apiterapia desde hace más de 60 años; asegura que puede ayudar en más de 500 padecimientos animales o humanos.

 

Destaca que "las enfermedades con poco daño físico estructural son de más fácil curación con la apiterapia, pero también en muchas enfermedades crónicas como la artritis se obtienen resultados alentadores. La eficacia, según un estudio de 101 enfermedades en 2,010 pacientes, es de 64.5%".

 

Inyectan el veneno de la miel

 

En opinión de Pedro Pérez Gómez, uno de los más reconocidos apiterapeutas de España, se trata de una terapia natural que no sólo consiste en que la abeja melífera inyecte su veneno, sino que su eficacia radica en completar el tratamiento con los diferentes productos de la colmena:

 

"El cuerpo mejora indudablemente cuando le suministras lo que necesita y cada producto de la colmena tiene propiedades que el cuerpo necesita. Estos productos son los ladrillos para construir y reparar; por otra parte, la apitoxina del veneno pasa a la sangre que circula por el cuerpo y lleva sus propiedades; donde hay algo que reparar", explica.

 

Bondades de la miel

 

La apiterapia se utiliza fundamentalmente en dolores que presentan inflamación como la artritis, artrosis, dolores de espalda o hernias discales, donde funciona de manera óptima. No obstante, indica Pérez Gómez, en aquellos casos como la esclerosis múltiple, la soriasis, o en algún padecimiento de tipo circulatorio, aunque no los cura, sí ayuda a mejorar el proceso de recuperación.

 

Diversos estudios han demostrado que la picadura de abeja es 100 veces más potente como antiinflamatorio que la hidrocortisona, "por eso se entiende que es tan beneficiosa en procesos dolorosos".

¿QUÉ OPINAS?
comentarios