Alimentos para personas con síndrome metabólico

Alimentos para personas con síndrome metabólico

Selecciona margarinas más saludables y utiliza el aceite de oliva extra virgen para las ensaladas y de cártamo o girasol.
Por: Laura Martínez Alarcón Última actualización: 13-10-2010

Bloque que muestra la firma del editor.

Deya Cano | Editora

Editora en jefe de Salud180. Egresada de la Septién. Le encanta correr, practicar yoga y ama los perros. Adicta al café y al chocolate.

En el síndrome metabólico se encuentran alteradas numerosas funciones metabólicas del organismo, las cuales se relacionan entre sí.

Por ello, el manejo dietético debe ser integral y planificarse en forma individual junto con su médico y un especialista en nutrición que conozca su caso. Algunas recomendaciones dietéticas son:



1. Reduce la cantidad de calorías de la dieta. Un buen consejo para disminuir el tamaño de la porción de los alimentos es servirlos en platos más pequeños. Para reducir las calorías de la dieta, cocina los alimentos al horno, a la plancha, parrilla o al vapor.

 

2. Selecciona las ensaladas y los guisos de verduras a los alimentos fritos o la comida chatarra. Si tienes ganas de un tentempié, escoje una mezcla de yogur descremado y sin azúcar, alguna fruta, una rebanada de queso panela o un jugo de tomate. Para evitar comer entre las comidas, bebe, agua, té, café o alguna infusión.

 

3. Disminuye las grasas totales. Selecciona margarinas más saludables y utiliza el aceite de oliva extra virgen para las ensaladas y de cártamo o girasol para cocinar.



4. En lugar de salsas o mayonesa, elige aderezos con limón, vinagre o yogur descremado con hierbas. Siempre selecciona lácteos descremados.

 

Dile sí a las verduras



5. Aumenta el consumo de verduras y frutas. Los especialistas recomiendan consumir dos platos grandes de ensaladas al día, de preferencia verdes, así como dos o tres porciones de frutas naturales y/o preparar jugos de frutas caseros sin azúcar. Evite las frutas en conserva que vienen endulzadas.



6. Prefiere las carnes magras o con poca grasa. El pescado, pavo, pollo desgrasado o “de granja”, así como cortes de vacuno con poca grasa son preferibles a las carnes altas en grasas, como el cordero.



7. Disminuye el consumo de alimentos azucarados. Es mejor beber agua, agua mineral con o sin gas, así como bebidas sin azúcar (light). Elige cereales naturales sin azúcar como la avena tradicional.



8. Revisa el listado de ingredientes en la etiqueta y evitea los que contienen azúcar, sacarosa, glucosa, fructosa o dextrosa. Reemplaza el azúcar por edulcorantes artificiales.

 

9. Reduce el consumo de sal. Si eres de los que agregas sal a las comidas antes de probarlas, es necesario que modifiques este hábito. Utiliza sales con menos sodio.

 

10. Elimina el consumo de alimentos ricos en hidratos de carbono. Es decir, tendrás que disminuir las porciones de pan, arroz, papas, puré, pasta o fideos.



11. Saca de tu dieta las galletas, pastelitos, mermeladas, caramelos, helados y refrigerios o “snacks” que vienen en bolsitas.



A partir de este momento, elige las porciones pequeñas de pan integral y cereales naturales para el desayuno.

¿Qué piensas?, Comparte tu opinión